Pese a la indignación general, Trump defiende la práctica de separar a niños inmigrantes de sus padres. 

La oficina de derechos humanos de la ONU denuncia que retener a los menores y separarlos de sus padres “es una violación grave de sus derechos”.