En el estado de Kentucky, Estados Unidos, un hombre blanco que fue acusado de asesinar a tiros a dos clientes afroestadounidenses en una tienda de comestibles el miércoles fue imputado con cargos de homicidio.