La Organización de las Naciones Unidas se unió a organizaciones de defensa de los derechos humanos para alertar sobre la prevista repatriación de refugiados rohingyás de Bangladesh a Birmania.