El gobierno sirio, respaldado por ataques aéreos rusos, continúa su ofensiva en la provincia de Idlib, la última gran área de Siria que sigue bajo control de los rebeldes. 

Microsoft advierte los piratas informáticos rusos atacan a los grupos de expertos conservadores en Estados Unidos.