En Brasil, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se entregó a la policía y comenzó a cumplir una sentencia de 12 años de cárcel por una polémica condena por corrupción.