El miércoles el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo una visita sorpresa a una base militar en expansión en el oeste de Irak.