El gigante farmacéutico estadounidense Johnson & Johnson estaba en conocimiento, desde hace décadas, de que parte del talco en polvo que comercializaba contenía niveles peligrosos de asbesto, pero ocultó los hallazgos relacionados con el letal carcinógeno.