El enviado de paz de Estados Unidos Zalmay Khalilzad se reunió con los talibanes afganos en Pakistán el viernes por primera vez desde que Donald Trump suspendió públicamente las conversaciones el mes pasado para poner fin a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos.  

Fuerzas respaldadas por Estados Unidos matan a 30 civiles afganos; camión bomba talibán mata a 20 personas. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en Twitter el sábado que suspendía una reunión “secreta” que iba a mantener con el presidente afgano y los líderes talibanes que podría haber conducido a la retirada de miles de soldados estadounidenses de Afganistán, aunque los informes plantean dudas sobre los detalles de la reunión y sobre quiénes iban a participar exactamente. 

La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán está consternada por el ataque llevado a cabo por los talibanes el lunes en una zona de Kabul poblada por civiles. 

En Afganistán, funcionarios talibanes reivindicaron la autoría de un ataque contra un cuartel policial en la provincia norteña de Baghlan, en la que murieron al menos 13 personas y decenas –entre ellas al menos 20 civiles– resultaron heridas. 

Combatientes talibanes mataron a casi 50 personas en una serie de ataques perpetrados el martes en el norte de Afganistán. 

Estados Unidos y los talibanes alcanzan un principio de acuerdo de paz para Afganistán.

En Afganistán, la policía informa que los talibanes lanzaron cohetes contra el palacio presidencial mientras el presidente afgano, Ashraf Ghani, emitía hoy su mensaje con motivo de las celebraciones musulmanas de Eid al-Adha o Celebración del Sacrificio. 

Afganistán es sacudido por la violencia mientras los talibanes le niegan el paso seguro al personal de la Cruz Roja. 

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, anunció un alto el fuego incondicional con los talibanes, que se extenderá hasta el 20 de junio.