El gobierno ruso insistió en que la península de Crimea pertenece a su territorio nacional y aseguró que la arriesgada maniobra denunciada el miércoles fue "absolutamente legal".