El gobierno estadounidense encabezado por el presidente Donald Trump impuso nuevas restricciones severas contra los ciudadanos estadounidenses que visiten Cuba, lo que impide que los estadounidenses se alojen en decenas de hoteles y pone en la lista negra a decenas de empresas cubanas.