El Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, lamentó profundamente la pérdida de vidas y los daños causados por el terremoto acontecido este domingo en la frontera entre Irán e Irak.