Tres pintoras

Escrito por

En el mes de la mujer, el Museo Gurvich presenta la exposición Tres pintoras, el próximo martes 12 de marzo a las 19:00 horas. 

Eva Olivetti, Linda Kohen y Angelina de la Quintana son TRES PINTORAS que al situar el arte en el eje de sus vidas han cultivado, cada una a su manera, una visión del entorno que impacta. Forman parte de la corriente artística iniciada por el maestro Joaquín Torres García y continuada por sus hijos y discípulos, entre quienes destaca José Gurvich. El movimiento torresgarciano liberó en su época la forma de observar y de representar lo visto y lo vivido, deconstruyendo y construyendo, destilando lo esencial.

"Nosotras somos la estela", dice Linda Kohen, y no es casualidad que se refiera al movimiento que determinó el rumbo de su vida artística imaginándolo como un buque que se aleja. En barco llegó ella a Uruguay cuando en su juventud tuvo que huir de Italia porque el nazismo se expandía en Europa. Eva Olivetti escapó de la misma persecución, nació en Alemania, llegó en barco a Montevideo. Y Angelina de la Quintana también dejó el lugar donde nació, Uruguay, allá en los años 1970. Partió también en barco, rumbo a Europa, donde actualmente vive.

Las TRES PINTORAS son tres amigas, tres migrantes, son tres mujeres nacidas en tiempos en que se prestaba poca atención a la visión desde la perspecrtiva femenina. Sus obras traen una mirada esencial en estos tiempos en que las olas migratorias y los movimientos feministas repercuten de múltiples maneras en todos los continentes generando fuertes emociones y a veces desasosiego. En medio de este ruido, las obras de las TRES PINTORAS rescatan una mirada calma invitando a otro tipo de exploración. También ellas se rescatan a sí mismas y se rescatan unas a las otras.

La exposición, que se inaugura el 12 de marzo de 2019 en el Museo Gurvich, se realiza bajo la curaduría de Sarah Guerra. Con sus óleos, Linda Kohen y Angelina de la Quintana rinden aquí homenaje a su amiga Eva Olivetti, quien ya no está. Pero vivas siguen sus ciudades, sus paisajes, sus reflexiones plasmadas en el lienzo, su visión propia y única. Un homenaje muy sentido y muy necesario.

Julieta Rudich