El encuentro siempre es cálido cuando se trata de leer los textos de Lía Schenck. Esa particularidad es notoria en este nuevo conjunto de reflexiones y crónicas, como bien señala el título donde en medio de la peripecia personal e intransferible, surge la reflexión, la mirada aguda o sensible de Schenck.