Muchas veces la literatura plantea más preguntas que respuestas. A veces de eso se trata cuando de buenas letras nos ocupamos.