Un nuevo informe de la ONU destaca que el número de hambrientos continúa creciendo por tercer año consecutivo. Los fenómenos climáticos extremos, los conflictos o la desaceleración económica entre los principales causantes del fenómeno. 

La nueva ronda de conversaciones sobre el Cambio Climático en Bangkok, Tailandia, concluyeron este domingo con un progreso dispar en la mayoría de los puntos de negociación que han de trazar las directrices sobre cómo aplicar el Acuerdo de París.

a líder indígena y premio Nóbel de la paz defendió el trabajo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala y criticó la “represión y criminalización” de los defensores de derechos humanos en su país. 

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debatió este miércoles la situación en Nicaragua, a petición de Estados Unidos, pese a la oposición de China, Rusia, Bolivia y Etiopía que no consideran la situación en ese país como una amenaza a la paz internacional. 

La nueva Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, considera que la condena de este lunes a dos reporteros envía un mensaje de que la prensa no puede trabajar sin miedo. Asimismo, considera que el juicio “violó claramente las normas internacionales”. 

La Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de ONU para los Derechos Humanos informó este viernes en un comunicado que el Gobierno nicaragüense dio por concluida la invitación de la misión que se encontraba en ese país para dar acompañamiento a la Comisión de Verificación y Seguimiento, compuesta por representantes del Diálogo Nacional. 

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) acusó al Gobierno de Nicaragua de reprimir y tomar represalias contra los críticos del gobierno tras una ola de protestas que se desató en el país a partir de abril. 

Cate Blanchett, actriz y embajadora de buena voluntad de ACNUR ante el Consejo de Seguridad. ONU/Manuel Elias

 

La embajadora de buena voluntad de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) Cate Blanchett, relató al Consejo el dolor y la necesidad de la población rohinyá, de los que fue testigo durante su visita a los campamentos de Bangladesh, donde ahora se albergan unas 900.000 personas de la minoría musulmana de Myanmar.

 

“No estoy aquí para hablarles como una experta, pero sino sólo como testigo. Como una persona que ha visto y ahora no puede desviar la mirada”, aseguró Cate Blanchett ante el Consejo de Seguridad este martes, en una reunión para discutir sobre la situación de los rohingyás en Myanmar, a un año de que estallara la violencia y el éxodo masivo.

La embajadora de buena voluntad de ACNUR describió historias desgarradoras, entre las que se encontraban la de una mujer cuyo esposo fue secuestrado, su aldea fue quemada y tuvo que huir con su bebé, escondiéndose en el bosque y sobreviviendo de lo que podía encontrar hasta llegar a Bangladesh. “Cuando me senté a hablar con ella, había un niño detrás de mí jugando. Vi que tenía unas cicatrices terribles en su piernita y pregunté que le había pasado. Su familia me dijo que se había quedado atrapado en las llamas cuando su casa fue quemada”, contó la actriz quien visitó Bangladesh en marzo de este año.

Blanchett agradeció al Consejo por estar unido para resolver la crisis, así como al actual Secretario General, António Guterres, y rindió un homenaje al ex Secretario General Kofi Annan, líder de la comisión que a comienzos de este año estableció las posibles soluciones para que las mujeres, los hombres y los niños de diferentes religiones y etnias puedan vivir en armonía en el estado de Rakhine en Myanmar.

La actriz citó como desde 1978 el mundo ha sido testigo de éxodos parecidos debido a la violencia que sufre esta población en Myanmar y recordó que quedaba mucho por hacer por de parte de la ONU, el Gobierno de Myanmar y la comunidad internacional para evitar que eso siga sucediendo y ayudar a los rohingyás en Bangladesh, que ya ascienden a 900.000.

“Muchas personas en Bangladesh que tienen muy poco, han estado ayudando a los rohinyás durante todo este año. Si gente con tan poco puede ayudar, ¿ por qué nosotros no podemos hacer más?”, dijo, y resaltó que los refugiados necesitan más que alimentos, agua limpia, un techo y educación , “ellos necesitan un futuro”, expresó.

Si gente con tan poco puede ayudar, ¿ por qué nosotros no podemos hacer más?”,

Blanchett aseguró que muchos de los refugiados con los que conversó consideran Myanmar como su hogar, pero que tienen un miedo “real y profundo de regresar”.

“La negación de sus derechos de libertad de movimiento, de casarse, de trabajar, de recibir atención de salud y educación los pone entre los más vulnerables del planeta. Los refugiados regresan a casa cuando es seguro hacerlo y los rohinyás no pueden regresar en las mismas condiciones de las que se vieron obligados a huir”, dijo.

Agregó que esta población no podía conformarse con soluciones “a medias” y que necesitaban de un camino “claro” hacia la ciudadanía, algo que no es un lujo, sino un derecho básico que los rohinhyás no pueden disfrutar.

“Le ruego a este Consejo que no se olvide esto, y que apoye todos los esfuerzos para hacerlo realidad. Mientras tanto necesitamos más cooperación de la comunidad internacional para satisfacer las necesidades más urgentes en Bangladesh”.

La embajadora de buena voluntad cerró su discurso diciendo que era imperativo cambiar el futuro de esas personas a las que escuchó durante su visita y que no había atajos ni alternativas.

“Le hemos fallado a los rohinyás antes, por favor no permitamos que esto vuelva a suceder”, concluyó.

No hay compromiso para invertir en el retorno de los rohinyás

 

 

Cuarenta y nueve mujeres, veintitrés de ellas venezolanas, fueron liberadas tras ser víctimas de explotación sexual en Cartagena. 

 

 

 

 

Los venezolanos que huyen de su país por el hambre y la inestabilidad llegan a un centro de recepción en Paracaima, en la frontera con Brasil. ACNUR / Reynesson Damasceno

 

La ONU ha pedido que se respeten los derechos de los venezolanos que huyen del país y que sean tratados con "dignidad" en las naciones de acogida.

 

"Es importante que aquellos que escapan de la violencia y aquellos que huyen para salvar sus vidas reciban sus derechos y sean tratados con dignidad", dijo el portavoz Stéphane Dujarric durante su conferencia de prensa diaria.

Dujarric respondía a preguntas sobre los ataques a campamentos de venezolanos en Brasil, y la decisión de Ecuador y Perú de exigir a los venezolanos pasaporte para cruzar la frontera.

Las leyes y convenciones internacionales sobre los refugiados es "importante que sean respetadas", recordaba el portavoz.

Dujarric sostuvo que la ONU entiende que los flujos masivos de población "crean tensiones" en las comunidades de acogida y por eso las preocupaciones de la población de los países receptores están siempre entre las prioridades del trabajo de las agencias humanitarias de la organización.

 

 

 

Página 6 de 29