Imprimir esta página
Martes, 26 Diciembre 2017 15:30

Prudencia y mucho tiempo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Lamentablemente entre el 24 y 25 de diciembre último tuvimos varios accidentes de tránsito con saldo trágico en vidas humanas. Y esto no parece sorprendernos demasiado. Estamos acostumbrados a que suceda y en estas fiestas. 

Son muchos que fallecen y otros más los que quedan con secuelas para el resto de su vida producto de una decisión equivocada en medio del tránsito.

El público una vez pasada la noticia la archiva y la deja a mano para una nueva conversación sobre el tema. Los que no pueden olvidar lo que significa una tragedia de este tipo son los familiares, los sobrevivientes a las víctimas. Y este efecto desgraciadamente multiplicador, debería ponernos en alerta. Advertir de los peligros que implica viajar en un auto de un punto a otro del territorio, solo o acompañado de familiares o amigos, cuando por el deseo, el impulso de llegar más temprano o más rápido, olvidamos lo más preciado que tenemos que es la vida, y la de los que nos acompañan.

Cuando las estadísticas señalan como uno de los factores más comunes en los accidentes la grandes velocidades en los que viajaban, tiene que ponernos en alerta, en vigilia, en atención implacable al medidor del kilometraje. Pensar que siempre debemos tener un margen para que algo pueda ocurrir imprevistamente, y en ese momento, ir a alta velocidad lo único que va a lograr es que las consecuencias de un accidente sean mayores.

La prudencia es la que nos asegura que vamos a llegar sanos y salvos. La velocidad logra lo contrario; la inseguridad, la incertidumbre sobre lo que puede suceder.

Siempre tenemos presente que lo que vamos a hacer es más importante que lo que estamos haciendo en este momento y asi sucesivamente. De esta manera es que convertimos nuestras vidas en una estación en la que apenas llegamos para irnos a la siguiente a gran velocidad.

Ya vienen las otras fiestas tradicionales. Faltan pocos días para fin de año. Tenemos la ocasión de cuidarnos más para la despedida del año. ¡Hagamoslo! Verdaderamente tomemos precauciones si conducimos un vehículo. Viaje con tiempo, que sea durante el día, descansado... pero con tiempo. Con mucho tiempo para poder tener siempre consigo la posibilidad de no perder el control, de saber que los que van conmigo y yo mismo son los más importante, ese debe ser el secreto. Cuidarse y cuidar en la carretera. Viajar a una velocidad prudente permite, entre otras maniobras posibles, detenerse a tiempo si algo se ha salido de lo normal. Y que el año nuevo nos llene de satisfacción y logros.

El Viejo Vizcaya

 

 

Visto 293 veces Modificado por última vez en Martes, 26 Diciembre 2017 16:05
Redacción

Lo último de Redacción

Artículos relacionados (por etiqueta)