Viernes, 21 Septiembre 2018 11:15

Fake news, las noticias falsas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Ahora parece muy sencillo inventar una noticia y que llegué a los confines de lo imaginable. Esto ha quedado demostrado en más de una ocasión tanto en nuestro país como en el exterior, donde la propagación de una noticia “falsa” modifica y genera una nueva realidad tan verdadera como la nariz de Pinocho que, recuerdan, crecía y crecía cada vez que mentía. 

Pero no se trata de un cuento infantil. Acá lo que hemos tenido han sido verdaderas operaciones de información adultera o directamente inventada con intenciones poco claras, pero que demuestran una inconfundible intencionalidad de modificar para intereses no siempre claro, una determinada realidad.

En nuestro país, el mismo Ministerio del Interior ha salido, en más de una ocasión tanto en comunicaciones institucionales o en la palabra de sus autoridades, a desdecir y confirmar lo falso que resulta tal “rumor” que circula por la redes sociales.

Es que las redes sociales se ha convertido en la autopista donde circulan cientos y cientos de mensajes que en algunos casos, no son ni serán verdaderos, pero que son “tomados” por la gente que se apasiona por verse participando de una red, como ciertos e incuestionables, y que además, en la mayoría de los casos, pocos conocen las intenciones que tienen para que se viralicen y alcancen números asombrosos de personas que los han leído, visto y compartido.

Este es un gran problema de esta época digital. Nunca tuvimos la posibilidad de que una mentira pudiera propagarse con tanta efectividad y a distancias inconmensurables. Las opiniones del barrio, las valoraciones personales e incluso los insultos y comentarios agraviantes, en el pasado, quedaban contenidos por el barrio, el edificio, los compañeros del trabajo, etc. Ahora pueden transitar sin contención ni argumentos que las desacrediten.

También está asociado a esta práctica, la formulación de insultos y comentarios de muy bajo nivel sobre hechos, acontecimientos y personas públicas, incluso vecinos y familiares.

A esta realidad es a lo que se le llama “noticias falsas”, o "fake news" y para una mayor comprensión, vamos a recordar una que circuló recientemente en la red Facebook.

El pasado 30 de julio, fue desenmascarada una noticia que aludía a un joven uruguayo que con 19 años, Facundo, había obtenido una medalla de oro en Houston, Estados Unidos; pero todo era falso. La foto de este joven fue compartida extensivamente en Facebook como perteneciente a un estudiante de biología premiado en aquel país. Seguida de la foto aparecía este texto: "Seguramente no lo conozcas ya que no sale en las noticias como Mbappe o Messi. Este brillante joven se llama Facundo Fernández, es oriundo de Montevideo, Uruguay, y es un orgullo nacional para su país. Con sus cortos 19 años acaba de ser galardonado como medalla de oro en el Mundial de biología en Houston, Texas. Lamentablemente en nuestra sociedad actual no se les da el reconocimiento que merecen estas mentes brillantes, por lo que aprovechamos para hacerle una mención honorífica a través de Facebook. Claro que los muchos que compartieron el mensaje y la foto, agregaron comentarios como que lo único que importa es el fútbol, etc. (se realizaba el Mundial de Rusia en ese momento). Lo único cierto es que ese joven Facundo y la medalla nunca existieron.

Esta noticia fue descubierta como falsa luego de mirarla en detalle. El cartelito que tenía colgando el supuesto aspirante a biólogo decía "Jugador". El medallista resultó ser un gamer de 23 años llamado Nicolás y apodado Nicomando, que participó en varios torneos del juego League of Legends (LoL). La foto correspondía a la competición Game Smash Uruguay 2016.

Esta práctica que en el caso podía resulta aparentemente inofensiva, en el plano político y de seguridad ha generado más de un dolor de cabeza, generando confusión y preocupación a las autoridades, a la gente, e incluso a los medios que -nadie está vacunado- pueden caer en creer que es cierto y publicarla como tal. En realidad es una mentira creada para diversión, o para operar, desde el anonimato, sobre aspecto específicos de la realidad.

En Estados Unidos se han encontrado indicios que llevan a pensar en la operación encubierta -en casos electorales, o políticos – tratando de influenciar resultados, conocimientos, y preferencias en la ciudadanía.

Nuestro país, en poco tiempo más, entra en un período electoral. Las redes sociales – que han mejorado aspectos de seguridad y no permiten cualquier invento- seguramente sean para algunos, esas autopistas de las que hablamos.

Es de esperar que la clase política se mantenga atenta, alejada de esa maraña, que denuncien y hagan público todo hecho que pueda parecer dudoso. El noticias falsas solo genera confusión y dejan como saldo el descrédito que, por lo general, incluye a todos.

Daniel Rovira Alhers

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.