este espacio puede ser tuyo
Lunes, 28 Enero 2019 12:27

23 detrás del voto

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Este año 2019 es un año electoral, y la cosa viene movida desde el “vamos”. 

No es poco decir que todo el espectro político ya se empieza a mostrar tenso ante las próximas fechas electorales. Para los que no se afligen por los cronogramas políticos, es bueno recordar que tenemos varios procesos electorales próximos. El primero de estos momentos es el domingo 30 de junio, cuando los ciudadanos que quieran hacerlo – no es obligatorio votar- deberán dilucidar los candidatos por cada partido para disputar la elección nacional el último domingo de octubre.

Ya para esta “fiesta”, hay una cantidad de invitados: son 23 los uruguayos que tienen ganas, interés, y todos los etcétera que podamos imaginar para participar de las elecciones. Esta cifra de precandidatos, es la más alta desde la reinstauración democrática en 1985, y difícil de superar si miramos más atrás, incluso.

Alguno, medio apurado, ya empezó a hacer campaña, y a la Corte Electoral no le cayó bien.

Dentro de ese grupo de ciudadanos, tenemos de todos los partidos e incluso, a la hora de escribir estas líneas, tenemos hasta candidatos sin partido. Un verdadero manantial de nombres a considerar por los votantes.

Pero, ya terminando enero, de lo poco que se habla es de lo que estos precandidatos van a hacer una vez que hayan sido elegidos por la ciudadanía. Y no es menor el tema. En las viejas épocas, se habla más de lo que se pensaba o se iba hacer que de la cara, el nombre, o la familia del candidato.

Los tiempos cambian, ¡si señor! De todos estos nombres, muy pocos quedarán para ser considerados por los votantes en octubre. Y de estos pocos, solo dos, -en el mejor de los casos – tendrán la oportunidad de disputar cuál de ellos es el que lleguen a presidir los destinos de la República. Esto último sucedería si el candidato más votado no obtiene la mayoría simple de votos en octubre y se convierte en presidente electo sin llegar al balotage en noviembre.

Pero todavía falta mucho, es tiempo de divertirse y poder tomar en cuenta – en serio o no – lo que cada uno de ellos empieza a prometer. Es la época del oído grande, “da pa escuchar a tuitos”, dirían por el pueblo, de manera que no hay que perder el humor, entre incendios de autos, y políticos un poco pasados de copas, la fiesta se “está enyenando”.

Viejo Vizcacha

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 28 Enero 2019 13:15