La verdad es que nos llenan de alegría. Claro que festejar pese al frío la victoria de la Celeste frente a los dueños de casa fue de lo mejor que nos podía pasar. ¡Y de qué forma!