este espacio puede ser tuyo

El periódico The New York Times informa que los aviones Boeing que se estrellaron en Indonesia y Etiopía carecían de herramientas de seguridad opcionales que podrían haber salvado las vidas de las víctimas, cuyo número asciende a 346 personas. 

El ministro de transporte de Etiopía sostuvo que las investigaciones iniciales revelaron “claras similitudes” entre el accidente ocurrido en el vuelo 302 de Ethiopian Airlines y el del vuelo 610 de Lion Air, que se produjo en Indonesia en octubre de 2018. 

Las banderas de las Naciones Unidas ondearon a media asta en todo el mundo el lunes para honrar a las más de 150 personas que murieron en el accidente áereo del domingo, entre ellos al menos 21 empleados de la ONU. 

La implementación de la fiscalización electrónica del tránsito ha hecho posible un importante descenso de la siniestralidad en la ciudad, según un informe elaborado por la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev) junto con el Observatorio de Movilidad de Montevideo. 

Tanto para Policía de Tránsito como para Caminera, existen lugares en donde la mayor frecuencia de accidentes convierte a esos cruces, en los llamados “puntos negros”.  

El Ministerio del Interior lanzó una campaña pública sobre consejos de seguridad en la que el público es protagonista principal a la hora de prevenir incendios, accidentes de tránsito o ser víctima de delitos. 

Lamentablemente entre el 24 y 25 de diciembre último tuvimos varios accidentes de tránsito con saldo trágico en vidas humanas. Y esto no parece sorprendernos demasiado. Estamos acostumbrados a que suceda y en estas fiestas. 

La alta tecnología ha continuado su desarrollo para proteger nuestras vidas cuando ocupamos un automóvil frente a un choque.  

  Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que más de un millón de adolescentes fallecen cada año por causas prevenibles. La mayoría de esas muertes podría evitarse con más inversión en servicios de salud, educación y apoyo social.

Los accidentes de tráfico, las enfermedades respiratorias de vías bajas, la muerte accidental por autolesiones y el suicidio son las causas principales de muerte ente los jóvenes de 10 a 19 años a nivel mundial.

La OMS destacó que la mayoría de estos fallecimientos podría evitarse a través de mayores inversiones en servicios de salud, educación y apoyo social.

Consideró que en los casos de trastornos de salud mental o de consumo de sustancias tóxicas los adolescentes no tienen acceso a los servicios de prevención y cuidado adecuados, ya sea porque no existen o porque no los conocen.

Además, indicó que la inactividad física, una dieta no saludable o las conductas sexuales de riesgo durante esta etapa de la vida pueden conducir a un empeoramiento de la salud a largo plazo.

Sonja Caffe, asesora regional sobre salud adolescente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), aportó datos sobre la situación en el continente americano.

“Cada año mueren alrededor de 70.000 niños y 20.000 niñas adolescentes en el grupo de edad de 10 a 19 años en las Américas y alrededor de 44.000 de estos en Latinoamérica”, dijo Caffe.