Estamos asistiendo a una especie de desnaturalización que nos deja sin verbo ni conjugación. Tanto es así que nada es lo que parece. 

El mundo necesita de gentes de compromisos verdaderos, para que puedan mejorar las condiciones existenciales de todos; también de otras políticas más transparentes que luchen contra las injusticias y la corrupción, así como de líderes que alberguen en sus corazones la lucha por la dignificación de todo ser humano, máxime en un momento en el que abundan tantos sembradores de odio. 

Ha sido una semana que no ha dado tregua en materia de noticias funestas y trágicas. 

Vivimos unos tiempos en los que cada vez es más preciso sentir la necesidad de crecer en la compresión mutua y en el respeto, como miembros de un linaje predestinados a entendernos.  

La realidad está ahí, por más que queramos omitirla, o evadirnos de ella. Nos desbordan las injusticias por doquier parte del planeta. 

Cuidado con los rompedores de raíces, con los que fracturan y despedazan pueblos y naciones, con aquellos que dividen y siembran odio por doquier, pues únicamente desde la unidad se puede abrazar el mundo, trabajando por el bien colectivo. 

La Intendencia de Montevideo (IM) ordenó una encuesta que estuvo a cargo de la empresa Opción Consultores para conocer la satisfacción de los usuarios a bordo de los ómnibus y con el fin de mejorar la calidad del servicio. Fue realizada entre el martes 15 de agosto y el viernes 15 de setiembre de 2017. 

El ser humano está llamado a interrogarse cada día sobre su propio futuro; y, como ser libre y cumplidor, a cooperar y a colaborar responsablemente con sus análogos. 

Los días 19 y 23 de septiembre, México fue sacudido por dos terremotos, uno de magnitud 7,1 y otro de 6,1 en la escala Richter, que alcanzaron a 5 Estados, decenas de municipios, incluida la capital, Ciudad de México, colapsando centenares de casas y produciendo grietas en otros cientos de edificios. 

Hace unos días, le contaba a un amigo que estaba escribiendo este artículo y, al darme sus opiniones en el intercambio, también me dio el título del artículo: Vamos Perdiendo. 

Página 1 de 2