Ha sido una semana que no ha dado tregua en materia de noticias funestas y trágicas. 

Vivimos unos tiempos en los que cada vez es más preciso sentir la necesidad de crecer en la compresión mutua y en el respeto, como miembros de un linaje predestinados a entendernos.  

La realidad está ahí, por más que queramos omitirla, o evadirnos de ella. Nos desbordan las injusticias por doquier parte del planeta. 

Cuidado con los rompedores de raíces, con los que fracturan y despedazan pueblos y naciones, con aquellos que dividen y siembran odio por doquier, pues únicamente desde la unidad se puede abrazar el mundo, trabajando por el bien colectivo. 

La Intendencia de Montevideo (IM) ordenó una encuesta que estuvo a cargo de la empresa Opción Consultores para conocer la satisfacción de los usuarios a bordo de los ómnibus y con el fin de mejorar la calidad del servicio. Fue realizada entre el martes 15 de agosto y el viernes 15 de setiembre de 2017. 

El ser humano está llamado a interrogarse cada día sobre su propio futuro; y, como ser libre y cumplidor, a cooperar y a colaborar responsablemente con sus análogos. 

Los días 19 y 23 de septiembre, México fue sacudido por dos terremotos, uno de magnitud 7,1 y otro de 6,1 en la escala Richter, que alcanzaron a 5 Estados, decenas de municipios, incluida la capital, Ciudad de México, colapsando centenares de casas y produciendo grietas en otros cientos de edificios. 

Hace unos días, le contaba a un amigo que estaba escribiendo este artículo y, al darme sus opiniones en el intercambio, también me dio el título del artículo: Vamos Perdiendo. 

Hasta ahora hemos dejado los recursos de la tierra a merced de la especulación de algunos, con el consabido manantial de conflictos, y el poco futuro para una buena parte de la población. 

En un planeta cada vez más encendido por el odio, y por ende más fragmentado e injusto, la ciudadanía tiene el deber cívico de reflexionar unida. 

Página 7 de 8