El pequeño país en el que vivimos se transformó luego de un proceso que todos conocemos, en el lugar que podemos producir y comercializar marihuana con fines recreativos.