Nunca es tarde para reconducir existencias y, por ende, también podemos reinventarnos otro orbe más humano y habitable.