La sensación es, muchas veces, como que se nos han ido las buenas costumbres y los hábitos que hacen a la convivencia, la tolerancia y el respeto.  

Nunca es tarde para reconducir existencias y, por ende, también podemos reinventarnos otro orbe más humano y habitable.