La sensación es, muchas veces, como que se nos han ido las buenas costumbres y los hábitos que hacen a la convivencia, la tolerancia y el respeto.  

La verdad es que nos llenan de alegría. Claro que festejar pese al frío la victoria de la Celeste frente a los dueños de casa fue de lo mejor que nos podía pasar. ¡Y de qué forma! 

Ha sido una semana que no ha dado tregua en materia de noticias funestas y trágicas. 

El pequeño país en el que vivimos se transformó luego de un proceso que todos conocemos, en el lugar que podemos producir y comercializar marihuana con fines recreativos.