Jueves, 03 Mayo 2018 11:17

Noticias falsas, un arma contra el periodismo

Escrito por
Noticias falsas, un arma contra el periodismo Los periodistas deben tener libertad para realizar su trabajo. Foto: ONU/Eskinder Debebe

Las noticias falsas son un problema real, sobre todo en las redes sociales, pero también se ha convertido en una muletilla usada por políticos y demagogos para evitar las críticas. 

En el Día Mundial de la Prensa, expertos en libertad de expresión alertan de las consecuencias que tiene intentar desprestigiar a los medios de comunicación.

Las noticias falsas no son una novedad de la era de internet, pero, con un flujo de información globalizado, constante y vertiginoso, la línea que las separa de las noticias tradicionales, basadas en hechos verificados, se ha desdibujado. Las redes sociales, muy vulnerables a la manipulación, han ayudado a socavar la confianza en el periodismo tradicional.

Dirigentes autoritarios y populistas, y otros poderes, usan la frase “noticias falsas” para atacar a sus críticos.

“Es parte de una retórica que se está utilizando para censurar a la prensa y para evitar críticas o discusiones alrededor de temas sensibles. Existen noticias falsas, pero hay que tener mucho cuidado en cómo se usa la terminología y en no aplicarlo de forma demasiado amplia de tal forma que pueda crear censura”, explica María Salazar-Ferro, del Comité de Protección de los Periodistas.

El problema, por tanto, no es que se denuncien las noticias que no sean verídicas, sino que se ataque a los medios de comunicación calificándolos como “noticias falsas”. “Esta retórica puede reforzar a gobiernos que ya son intolerantes con la crítica”, señala Salazar-Ferro.

Según los datos del Comité, en 2017 se batió el récord de periodistas encarcelados en el mundo: 262.

“En los países donde hay más periodistas encarcelados, se ha adoptado mucho esta retórica de las noticias falsas”, explica. Los datos de su organización muestran que ha aumentado el número de reporteros que han ido a prisión acusados de difundir información falsa. En 2016, fueron 9 casos y, en 2017, pasaron a 21. De ellos, 10 eran informadores turcos y nueve egipcios.