Viernes, 01 Junio 2018 11:10

Tres millones mueren por el tabaco

Escrito por

Las enfermedades cardiovasculares debidas al consumo de tabaco cuestan la vida de 3 millones de personas al año y suponen gastos enormes para las economías nacionales. 

La mayor parte de la población no asocia el hábito de fumar con estos padecimientos, que son la principal causa de muerte en el mundo.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que el tabaco provoca el 12 % de las enfermedades cardiovasculares.

El Día Mundial sin Tabaco, celebrado cada 31 de mayo, está dedicado este año precisamente a crear conciencia sobre la relación entre el hábito de fumar y las dolencias cardíacas como los infartos o las apoplejías o derrames cerebrales.

La gente une el consumo de tabaco, sobre todo, con el cáncer de pulmón. Hay menos conocimiento de la relación que tiene con las enfermedades cardiovasculares.

“Generalmente, la gente une el consumo de tabaco, sobre todo, con el cáncer de pulmón. Hay menos conocimiento de la relación que tiene con las enfermedades cardiovasculares”, indicó Adriana Blanco, jefa de la Unidad de Factores de Riesgo y Nutrición de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En el continente americano, el tabaco causa 222.000 muertes u 11 % de los dos millones de decesos anuales que se le atribuyen.

Según la OMS, el costo global de fumar suma 1,4 billones de dólares por año, 400.000 millones de ellos en costos médicos directos y un billón en indirectos.

En América, esos gastos ascienden a 33.500 millones en costos directos, de ellos, el 30 % se atribuye a las enfermedades cardiovasculares.

La epidemia de tabaquismo consume grandes tajadas de los presupuestos nacionales y resulta especialmente onerosa para los países de renta baja y media, donde vive casi el 80 % de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo.

La OMS calcula entre 1000 y 1500 dólares el costo del tratamiento para que un fumador deje de fumar, una inversión que vale la pena si se piensa en el ahorro que los gobiernos pueden lograr no sólo a largo sino también a corto plazo.

“A diferencia del cáncer, cuando se deja de fumar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares baja muy rápido. Prácticamente se reduce a la mitad en un año”, destacó Blanco.

El tabaquismo deja un total de 7 millones de personas fallecidas cada año, no todas ellas fumadoras. La OMS cifra en 900.000 los decesos de no fumadores expuestos al humo del tabaco ajeno.