Miércoles, 19 Septiembre 2018 18:36

Defensa reforzará controles en la frontera

Escrito por
Defensa reforzará controles en la frontera Foto: Archivo.

El ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, acompañado de jerarcas militares, adelantó que la aprobación de la Rendición de Cuentas permitirá el ingreso de 200 nuevos infantes de marina y controles aéreos por parte de la Fuerza Aérea y la Aviación Naval. 

El ministro Menéndez compareció ante la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, acompañado por el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Alberto Zanelli; el titular del Comando Aéreo de Operaciones, Hugo Marenco; el prefecto nacional Naval, Fernando Pérez Arana, y el director nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia), Gaetano Battagliese.

El intercambio sirvió para especificar las funciones de cada repartición y reiterar que el ingreso al país de personas y bienes no corresponde a las fuerzas militares. Mientras la Fuerza Aérea ejerce de policía de tránsito aéreo, la Dinacia controla la actividad en los aeropuertos y los trámites realizados ante las direcciones de Migración y de Aduanas se presentan ante el Comando de Operaciones.

En cuanto a la Subprefectura de Carmelo, compuesta por los destacamentos de puerto Camacho, Carmelo y Conchillas, Menéndez anunció el incremento de la cantidad de funcionarios de la Infantería de Marina, nuevo cuerpo militar creado el mes pasado con la unificación del Cuerpo de Fusileros Navales y la Unidad de Apoyo de la Prefectura Nacional Naval. Les compete la seguridad de la navegación, la salvaguarda de la vida humana en el mar, la prevención de la contaminación y la protección marítima, además de actuar como auxiliares del ministerio público.

El jerarca agregó que la aprobación del proyecto de Rendición de Cuentas habilitaría la incorporación de 200 marinos para esta unidad, con base en la disminución de vacantes de oficiales. La cartera también impulsa el patrullaje coordinado de la zona costera por parte de la Aviación Naval en coordinación con la Fuerza Aérea, a partir de la incorporación de aeronaves y helicópteros a las fuerzas del mar.

Recordó la incorporación de un software para la gestión de datos, que funciona desde 2012, con el cual se cruzan los datos informáticos que permiten la realización de análisis de riesgo y sirven como insumo para atender las actividades sospechosas.

La labor de inteligencia se vuelca al organismo coordinador de estos servicios, que orbita en la Presidencia. “Por otra parte, debemos decir que estamos deseosos de que se apruebe la ley de inteligencia, en la que el Parlamento está trabajando”, indicó Jorge Menéndez a los legisladores.

Además, expresó que el tráfico aéreo que se registra en Uruguay no justifica la cantidad de aeropuertos internacionales que posee, por lo cual se elaboró un proyecto para disminuirlos.

Reiteró que al Ministerio de Defensa Nacional no llegó ningún requerimiento de la Justicia o la Fiscalía uruguaya. El comandante Zanelli mencionó un oficio que llegó a la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica por parte de la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado, del Ministerio de Interior.

Por otra parte, el director de Dinacia especificó que el aeropuerto de Melilla funciona desde las 07:00 hasta las 19:00 horas. Se controla el plan de vuelo, la declaración general y, “si una aeronave no llega a la hora, no puede aterrizar porque el horario de funcionamiento de cada aeropuerto está especificado en los Notam (acrónimo en ingles de ‘información para aviadores”)”, documento estandarizado que las tripulaciones utilizan para informarse sobre condiciones generales de los aeropuertos.

Ninguna aeronave habilitada para surcar cielo uruguayo puede aterrizar en un aeropuerto cerrado, porque los controles se basan en los planes de vuelo, que incluyen la posibilidad de utilizar una terminal aérea alternativa que, por consiguiente, debe estar abierta.

“En caso de que una aeronave, en una hora impropia, utilice ese pedazo del planeta para aterrizar, existen funcionarios que están de guardia, que deberán concurrir al lugar y tomar las medidas necesarias; deberán preguntar quién es, qué hace en el lugar y por qué está operando a esa hora”, concluyó.