La tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte aumentó considerablemente el martes, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que estaba dispuesto a comenzar una guerra nuclear y amenazó con desatar “fuego y furia” contra Corea del Norte.