El predio donde funcionó la ex cárcel de Miguelete se transforma en un centro de convivencia y atractivos históricos y culturales para los vecinos de la ciudad. 

El Museo Nacional de Historia Natural albergará la colección de 400.000 piezas y 200.000 libros especializados, por primera vez en sede propia.