El 90 % de la flota de vehículos del Estado se gestiona con un sistema de control (Sisconve) que mide consumo, recorrido y registra a conductores.