En tan solo 48 horas la Policía Nacional desarticuló una banda internacional y recuperó un millonario botín en su totalidad, mereciendo el reconocimiento de las víctimas y del mundo entero que elogia el desempeño de la Policía uruguaya.