Las enfermedades cardiovasculares debidas al consumo de tabaco cuestan la vida de 3 millones de personas al año y suponen gastos enormes para las economías nacionales. 

En el marco del Día Mundial de las Cardiopatías Congénitas, el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, adelantó que a partir de la entrada en vigencia del decreto del Poder Ejecutivo se incluye la oximetría de pulso en la pesquisa neonatal, estudio que detecta cardiopatías en los bebés recién nacidos.