El gobierno firmó con UPM el contrato que finaliza la fase uno de negociaciones para instalar la segunda planta. 

Directivos de varias multilatinas (trasnacionales latinoamericanas) apelaron hoy a la responsabilidad de los empresarios contra la corrupción política en la adjudicación de contratos.