Unos 1300 millones de toneladas de comida producida para el consumo humano, o un tercio del total, termina en vertederos.