El BID, a través de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), aprobó financiar a Uruguay 56 millones de dólares para construir una línea de transmisión eléctrica de 500 kilovatios. Este proyecto es la primera asociación público-privada destinada a este fin en el país e integrará la energía renovable. La línea, de 213 kilómetros entre Melo y Tacuarembó, se mantendrá bajo contrato de arrendamiento por parte de UTE.