El Gobierno prepara normativas que profundizarán la regulación de la industria farmacéutica. La intención es aumentar las potestades del LATU en el control de calidad de los medicamentos y, además, contar con una autoridad reguladora para el sector.