Tanto Argentina como Brasil tomaron medidas que dificultan la instalación de fábricas automotrices en Uruguay y Paraguay.