En México, el gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, señaló que mantendrá a los inmigrantes centroamericanos en suelo mexicano mientras esperan la decisión de Estados Unidos acerca de sus solicitudes de asilo político. 

El domingo en la ciudad de Tijuana, en México, oficiales de la patrulla fronteriza de Estados Unidos dispararon gases lacrimógenos contra una multitud de desesperados solicitantes de asilo provenientes de Centroamérica mientras intentaban abrirse camino a través de la fuertemente militarizada frontera con Estados Unidos. 

En California, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, recorrió el martes el tramo del muro fronterizo entre México y Estados Unidos que separa Imperial Beach de la aledaña Tijuana. 

A principios de esta semana, el gobierno de Estados Unidos encabezado por el presidente Donald Trump comenzará las acciones de repliegue de los casi 6.000 soldados que se encuentran desplegados en la frontera entre Estados Unidos y México, y se espera que todos los militares en servicio activo abandonen sus actuales posiciones durante el próximo mes. 

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, llegará hoy a la localidad de McAllen, en el estado de Texas, para visitar a algunos de los miles de soldados que fueron enviados por el presidente Donald Trump el mes pasado. 

La caravana de migrantes llegó a la localidad de Matías Romero en Oaxaca el 1 de noviembre de 2018. Según el ministerio de Relaciones Exteriores de México, unas 4000 personas pasaron la noche allí. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó el miércoles que podría llegar a enviar a 15.000 soldados a la frontera de México y Estados Unidos. 

Este anuncio se produce al tiempo que la Casa Blanca y los medios de comunicación de derecha continúan poniendo el foco, en los días previos a las elecciones de mitad de período, en una caravana de migrantes centroamericanos que se encuentra a más de 1.600 kilómetros de la frontera sur estadounidense. 

Una cuadrilla de obreros comienza la construcción de un nuevo muro en la frontera entre la ciudad de El Paso, en EE.UU, y Juárez, en México. 

El ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, acompañado de jerarcas militares, adelantó que la aprobación de la Rendición de Cuentas permitirá el ingreso de 200 nuevos infantes de marina y controles aéreos por parte de la Fuerza Aérea y la Aviación Naval. 

Página 4 de 6