El Ministerio del Interior recupera puestos policiales de la capital que habían quedado en desuso.