En Malí, hombres armados mataron el lunes a al menos 40 personas en dos aldeas, en el más reciente de los ataques con consecuencias fatales que han golpeado el país en medio de crecientes tensiones étnicas entre combatientes de las comunidades dogon y fulani. 

Cifra de víctimas fatales en Sudán supera las 100 personas mientras los cuerpos de los manifestantes son dragados del río Nilo. 

En la capital de Sudán, Jartum, al menos nueve personas fueron asesinadas luego de que las fuerzas militares dispersaran a la fuerza una sentada permanente frente al Ministerio de Defensa, en la mañana del lunes. 

Nuevos detalles surgieron durante el fin de semana sobre el tiroteo masivo en Virginia Beach, Estados Unidos, en el que un hombre armado abrió fuego en un edificio municipal y mató a 12 personas. 

En las últimas horas, fueron encontraron dos cuerpos que se busca identificar. 

En Pakistán, según informes locales, un atentado perpetrado el sábado contra un hotel de lujo en la ciudad portuaria de Gwadar dejó un saldo de al menos cinco muertos.  

La Organización de las Naciones Unidas informó que al menos 65 personas se ahogaron el viernes tras el hundimiento de un barco que transportaba migrantes a través del mar Mediterráneo. 

En Siria, el incremento en los ataques aéreos perpetrados por las fuerzas gubernamentales causó la muerte de al menos 17 civiles en las provincias de Alepo e Idlib en los últimos días. 

El sábado en Afganistán, atacantes suicidas tomaron por asalto el Ministerio de Comunicaciones en la capital, Kabul, y atraparon a miles de personas dentro del edificio, durante varias horas, mientras las fuerzas de seguridad luchaban contra los atacantes. 

En Sri Lanka, casi 300 personas murieron y 500 resultaron heridas tras una serie de atentados con bomba perpetrados el domingo en iglesias y hoteles de lujo de la isla. 

Página 1 de 9