Obras viales con participación público-privada llegan en Uruguay a 1.200 kilómetros por 549 millones de dólares.