Las respuestas del Kabash para tu vida

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

A un ritmo acelerado se acercan las fiestas navideñas y de fin de año, donde mucha gente entra en una vorágine de despedidas y cuando no, en un frenesí de consumismo, ¡como si el mundo se acabara el 31 de diciembre! Amigas y amigos de Propuesta, hoy culminamos la presente serie de entrevistas a la Mtra. de Kabash Teny Macnight, especializada en Ayuda Personalizada con Dabraká y Meditación Corporal Neferish a mujeres. 

-Maestra, estamos en las vísperas de las fiestas tradicionales y la gente hace primero el balance de su vida en varios planos, en relación a los avatares de este año que culmina.

-Llega el momento del balance y no se debe descuidar nuestra salud y considerar las somatizaciones como dolencias físicas que se materializan muchas veces, por el estrés acumulado en el año. Su origen es muy diverso: situaciones familiares, afectivas, laborales, de amistad o vecindad.

-¿Cómo protegernos de las somatizaciones?

-¡Qué maravillosos los excelentes consejos de aquellos Médicos egipcios de hace 3500 años! Con los lectores de Propuesta voy a compartir algunos de ellos:

(1) Para la persona que sufre del estómago, que tiene gastritis o úlcera, recomendaban no comer carne roja, ni dulces muy elaborados. Sí tomar sopa de trigo (en grano).

(2) Hay una constatación científica que los polacos sufren muy poco de próstata, ¡incluso en relación a la media mundial! La tradición dice que es por el frío, pero lo comprobable es que tienen la costumbre ancestral de prepararse unas formidables sopas de remolacha con un poco de vinagre. En el Antiguo Egipto, hace unos 4000 años, los Médicos recomendaban a los hombres, comer remolachas con gotas de vino, para prevenir problemas de próstata. Es muy importante que la ingesta de remolacha se haga siempre antes que la enfermedad se haya instalado.

(3) También en la cultura milenarios egipcia, era recomendable el uso de incienso. No sólo lo realizaban con un sentido práctico de ahuyentar los mosquitos, sino en especial para favorecer el funcionamiento del aparato respiratorio y para combatir alergias.

(4) Hace 3500 a 4000 años atrás, debido a sus tareas agrícolas, la mujer y el hombre campesinos egipcios, hacían un ejercicio excelente, que todos nosotros hoy en el siglo XXI, también nos podemos beneficiar de él. Aquellos campesinos eran muy favorecidos en salud con el ejercicio de agacharse muchas veces en sus labores cotidianas en la tierra. La mujer desarrollaba una hermosa cintura y el hombre ganaba una musculatura en el vientre, que le evitaba las hernias.

(5) Otra práctica milenaria de grandes resultados, es caminar recordando un canto de nuestra infancia. Muy recomendable si en este momento estamos viviendo una situación depresiva o estados de angustia o diferentes problemas de la vida.

-Somos todos una unidad.

-¡Sin dudas! Es lo que enseña el Kabash, descubierto, desarrollado y difundido por el Maestro uruguayo Rolland desde hace 50 años y que hoy se proyecta al mundo vía internet. A modo de conclusión, estoy convencida que cuánto más el ser humano escatime sus esfuerzos en luchar por su vida en todos los planos, ¡más débil será! Caminar, hacer ejercicios, exigirse un trabajo con desgaste físico, es saludable, aumenta las defensas y la energía que combate las enfermedades que puedan estar golpeando las puertas de nuestro organismo. Siempre el enemigo está al acecho y entra cuando bajan nuestras defensas. El Hombre no debe olvidar que todo en él funciona en conjunto: cuerpo, mente y espíritu. Quiero despedirme con un deseo sincero de felices fiestas para todos y que puedan profundizar en el Kabash y encontrar soluciones para su vida personal y también para sus afectos. Mi deseo se concreta en el compartir el Kabash práctico con todos los lectores de Propuesta. Una meditación con dabraká * (palabra con una poderosa energía) del Antiguo Egipto: SHI – MA – JER:

Objetivos: (a) Fortificar nuestro espíritu. (b) Escapar a nuestros miedos inconscientes, los que generan emociones negativas para nuestro cuerpo y nos enferman.

Frecuencia: meditar de mañana al levantarnos y por la noche.

Posición: Apoyar ambas manos en la pared. Hamacar nuestro cuerpo muy despacio, hacia la pared y hacia atrás, ¡concentrándonos en SHI – MA – JER con toda nuestra fe! Mujeres con piernas unidas y hombre con piernas separadas.

*Pueden realizar sus comentarios sobre los resultados, con la misma Mtra. Teny al cel. 094 532 534.

Mtro. Mario Puga González

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto 259 veces