Lunes, 26 Marzo 2018 12:10

“La carretera es muy peligrosa, muchachos”

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Pocos conductores tienen en cuenta que los errores de manejo y cuidado en la ruta son exponencialmente más peligrosos y de consecuencias trágicas. 

Estimados amigos lectores: Hay algo que me tiene muy preocupado. De niño me hicieron ver lo que significaba salir a conducir en carretera. Mi padre siempre me dijo, los choques en ciudad son a 40 o a 50 km. Cualquier pequeño roce en la carretera se va a producir de 160 km para arriba. Como niño yo le decía: Papá, a veces nos llevás a 200 km por hora para enseñarnos cosas. La gente normalmente anda a 80, 90, 100 km por hora. Los choques no son a 160, le decía yo. Y el viejo me respondía: Vos circulas a 80, y el que viene en sentido contrario también viene a 80, cuando se choquen, el impacto va a ser la suma de ambos, o sea de 160 km por hora. De esa manera comencé a tomar conciencia lo que significaba la carretera.

No saquen a un novato a manejar en la carretera. Que empiece en 18 de Julio, los riesgos son muy menores. En la carretera un chambón si llega a tener un accidente, es grave. En la ciudad, romperán un chapa.

Otro concejo que me dieron de niño fue de aprender a manejar en la ciudad, y andar bastante hasta que puedas llevar el auto tú, y no que el auto te lleve a vos. Es un contrasentido porque el auto es el que nos lleva, lo que intentaban explicarme era saber conducir el auto, llevarlo por donde hay que ir, no sentarse a escuchar la radio y mirar el paisaje.

Tampoco hay que ir mirando la punta del espolón, hay que mirar cien metros adelante, hay que adelantarse al peligro. La gente tiene que tomar conciencia de que cuando se sube a manejar un vehículo, es como andar con un revólver cargado y gatillado en la mano. Se pagan caros los errores propios juntos con los ajenos. Más hoy en día, estamos aburridos de ver gente cruzando la calle mandando un whatsapp, atendiendo una llamada, sin prestar atención a si está cruzando, si ya dejó de cruzar, y dónde cruzó. Esto es muy importante. Otra cosa que me enseñaron desde chico: “La carretera es muy peligrosa, muchachos”, salimos a pasear a la carretera, las velocidades, la mente, no está acostumbrada para los que andan en ciudad. Todo pasa muchísimo más rápido. Simplemente bajar la atención y mirar para cambiar la estación de radio, recorrimos 40 o 50 metros, lo que significa que en ese tiempo cruzamos la senda y nos fuimos a la banquina contraria. A esto debemos sumar los errores de la otra persona que viene por la carretera. Por ahorrar diez segundos, después puede estar diez o doce horas tirado en la carretera, cuando sale barato y no te lastimaste, sino de repente, te llevan al hospital o a la casa velatoria.

Las autoridades deberían ser mucho más rígidas. Estoy acostumbrado a hacer kilómetros en la carretera y ver muy poco personal de control en la ruta. En 500 kilómetros tal vez en una sola ocasión. Sería muy bueno cuando uno viene con exceso de velocidad, detenerlo, sacarlo de la carretera, y decirle: “Señor, la velocidad máxima es 90 y usted venía a 130”. Aunque parezca que esa no es una gran velocidad, para la gente que está acostumbrada ha circular a 50 o 60, se le cambia el chip del cerebro. Te cobran la multa, y el exceso de kilómetros te lo cobran también, pongamos 10 kilómetros una hora de espera, 20 kilómetros de exceso, tres horas de espera. Uno arranca contento para la playa, voy a ir al Chuy y voy a poner tres horas y poco, y voy a 120, entonces cuando me paran me tienen cuatro horas detenido.

Todos somos hijos del rigor, y me incluyo. Cuando se viene metiendo pata en la carretera, y ves una caminera, ¿quién no saca el pie del acelerador? Esto es para mis queridos lectores, pero también es para mí y para mis hijos.

Atilio Lorenzotti

Tel. 29004651

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Modificado por última vez en Lunes, 26 Marzo 2018 12:22