Jueves, 07 Marzo 2019 18:22

Se trabaja para reusar viviendas abandonadas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El Alcalde Carlos Varela del Municipio b, reafirmó su compromiso de llevar adelante un proyecto que permita avanzar en la generación de soluciones habitacionales en la zona céntrica. En tal sentido, destacó que se viene trabajando con la Intendencia, el MVOTMA, la ANV y actores privados. 

Varela entrevistado en canal 4, sostuvo que “resolver el tema de la vivienda sigue siendo una prioridad”, afirmando que “no podemos seguir permitiendo que sigan existiendo vacíos urbanos en el centro de la ciudad, mientras hay tantos compatriotas sin vivienda”.

En octubre pasado el Parlamento Nacional aprobó un proyecto de ley que obliga a privados a rehabilitar inmuebles que se encuentre vacíos o degradados por un período superior a los 24 meses. El texto establece la posibilidad de remate para dichas viviendas si no se logra que su propietario se haga cargo de su rehabilitación.

Varela sostuvo que esta ley es garantista, y adelantó que hay varias propuestas puestas sobre la mesa para atacar la situación irregular de estas edificaciones que se transforman problemática en cuanto a la seguridad, higiene y salubridad, deteriorando el entramado barrial.

El informe realizado entre 2014 y 2016 por la Facultad de Arquitectura muestra que son más de 500 las viviendas abandonadas entre los Municipios B, C y Ch, siendo más de la mitad en el Municipio B.

En el Municipio se han podido resolver casos notorios como la ex mutualista Comaec (Bulevar Artigas y Maldonado), la del ex hotel Casino (Gonzalo Ramírez y Joaquín de Salteraín), la de Saedu en Ciudad Vieja (Guaraní y Piedras) o la de los edificios de 18 de Julio y Andes, y de 18 de Julio y Tacuarembó.

El objetivo es otorgarle a las viviendas un uso social, pudiendo ser adquiridos por particulares o por el Estado para ejecutar políticas públicas de vivienda, hábitat y desarrollo urbano.

Varela confirmó que viene trabajando desde el Municipio en “una iniciativa que busca reconvertir esas viviendas, buscando generar soluciones habitacionales para personas de bajos recursos bajo la modalidad de Co-living”, algo que ha tenido muy buenos resultados en Europa.

La idea de Co-living apuesta a generar condiciones de habitabilidad en las fincas a través de una distribución que implica espacios comunes para cocina, comedor o living y espacios privados para habitaciones. Se destaca por generar sobre áreas comunes condiciones de habitabilidad de la vivienda.