Martes, 21 Mayo 2019 11:34

El Día de las Abejas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El declive mundial en las poblaciones de abejas, debido al impacto del ser humano, supone una seria amenaza para una gran variedad de plantas críticas para nuestro bienestar y nuestros medios de vida, ha advertido este lunes la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en base a los datos disponibles en los Estados Unidos y Europa. 

“Los países deberían hacer más para salvaguardar unas aliadas fundamentales en la lucha contra el hambre y la malnutrición”, señala esta agencia de la ONU con ocasión de la conmemoración del Día Mundial de la Abeja.

La cantidad de abejas y otros polinizadores se está reduciendo en muchas partes del mundo debido, en buena parte, a las prácticas agrícolas intensivas, el monocultivo, el uso excesivo de pesticidas, la perdida de la biodiversidad, la contaminación y unas temperaturas más altas asociadas al cambio climático, que afectan no solo a los rendimientos de los cultivos sino también la nutrición.

Si esta tendencia continúa, cada vez con más frecuencia los cultivos más ricos nutricionalmente como frutas, nueces y muchas verduras serán sustituidos por cultivos básicos como el arroz, el maíz y las patatas, lo que podría derivar en una dieta desequilibrada.

“La ausencia de abejas y otros polinizadores eliminaría el café, las manzanas, las almendras, los tomates y el cacao, por nombrar solo algunos de los cultivos que dependen de la polinización. Los países deben cambiar a políticas y sistemas alimentarios más amigables y más sostenibles para los polinizadores”, dijo el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en un mensaje con motivo de este Día.

Da Silva instó a todos a tomar medidas respetuosas y protectoras hacia estos polinizadores, incluida la de “cultivar flores en casa para alimentar a las abejas".

Estos insectos se encuentran entre las criaturas que más duramente trabajan en el planeta, brindando el importante servicio de asegurar la polinización y, por lo tanto, la reproducción de muchas plantas silvestres y cultivadas, lo que es crucial para la producción de alimentos, los medios de vida humanos y la biodiversidad.

Las abejas silvestres son polinizadores más prolíficos que las especies domésticas, debido a que tienen más pelo para que las partículas de polen se adhieran a ellas cuando lo buscan.

Una gran parte de las plantas de cultivo que alimentan al mundo dependen de la polinización de los insectos o de otros animales para producir frutos y semillas saludables para el consumo humano. La polinización beneficia la nutrición humana: no solo permite la producción de una gran cantidad de frutas, nueces y semillas, sino también una mayor variedad y una mejor calidad.

La FAO lleva a cabo distintas actividades para alentar las prácticas favorables de estos polinizadores y urge a los Gobiernos a abordar los factores de la pérdida de biodiversidad.

Un estudio, titulado Evaluación de Polinizadores, Polinización y Producción Alimentaria y lanzado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES, por sus siglas en ingles), con colaboración de expertos de la FAO, destaca una serie de medidas para salvaguardar efectivamente las poblaciones de abejas, asegurar la alimentación y preservar la biodiversidad.

Como parte de un evento de celebración del Día, la subsecretaria general de la ONU, Amina Mohammed, hizo un llamamiento para que los Gobiernos mantengan el planeta sano a través del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Celebrado por primera vez en 2018, la fecha del Día Mundial de la Abeja, el 20 de mayo, no es casual, ya que se eligió para que coincidiera con el cumpleaños de Anton Janša, un pionero de la apicultura moderna de Eslovenia.

Janša provenía de una familia de apicultores en un país donde es una actividad agrícola importante y de larga tradición. La idea para el Día Mundial de la Abeja fue promovida por la República de Eslovenia, con el apoyo de Apimondia, la Federación Internacional de Asociaciones de Apicultores y la FAO.