Las temperaturas en el océano Ártico se disparan mientras casi todo el hielo marino antiguo del Ártico ha desaparecido.