Ninguno de los ciudadanos mexicanos detenidos contaba con requisitoria o pedido de captura internacional al momento de ingresar a Uruguay. 

Policías de la Dirección de Crimen Organizado e INTERPOL detuvieron a una persona de origen brasileña que estaba requerida a nivel internacional.