Un equipo del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) de la policía, que se encontraba patrullando la zona de la ruta 8 a la altura del kilómetro 24 (Canelones), observó a un hombre que estaba intentando hurtar una camioneta por lo que se procedió a identificarlo resultando estar requerido por otro hecho delictivo. 

El funcionario policial fue asesinado anoche de un disparo en la cabeza. 

El ministro Bonomi afirmó que en la próxima rendición de cuentas se propondrá la extensión del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) a los departamentos de Colonia, Maldonado, Rocha, Paysandú, Salto y la zona fronteriza. 

Según datos del Ministerio del Interior, cada patrullero recorre un promedio de 22.000 kilómetros al año, cuando en 2011 eran 1.585 kilómetros anuales. 

El PADO que es el nuevo modelo de patrullaje. Genera seguridad en la población ante la efectividad de su despliegue y los resultados que genera, objetivos que le dieron origen junto con la alta movilidad de su despliegue siguiendo la ruta del delito, según el Ministerio del Interior. 

 Las cuatro zonas de Montevideo con mayor concentración delictiva son vigiladas las 24 horas, desde el 11 de abril, por policías del Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), informó el Ministerio del Interior.

La medida se suma a la incorporación de 2.000 cámaras de videovigilancia y 150 efectivos. Este nuevo sistema de patrullaje redujo 40 % las rapiñas en las áreas de aplicación en su primer año de puesta en marcha.

“Si bien las áreas de concentración de rapiñas son las mismas, existe un pequeño corrimiento en el horario; por lo tanto, establecimos la necesidad de permanecer durante 24 horas en cuatro áreas de Montevideo”, explicó la jefa de Análisis Criminal, Ana Sosa, a la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom). Añadió que este año se diseñaron 14 circuitos, 10 de los cuales contarán con patrullaje durante 8 horas (entre las 5 de la tarde y la 1 de la madrugada).

En 2016 fueron definidas 27 zonas de patrullaje en Montevideo, 19 en Canelones y 5 en San José. Dentro de las zonas se priorizaron áreas (denominadas circuitos) y calles (llamadas segmentos) para la vigilancia policial. Como resultado de estas medidas, en un año las rapiñas bajaron 40 % en los circuitos y 60 % en los segmentos, durante su horario de aplicación.

Actualmente, se instalan 2.000 cámaras de videovigilancia nuevas, adelantó Sosa, que acompañarán las tareas de los 150 policías de alta dedicación que se incorporarán en el año. Un millar de policías pertenecientes a las jefaturas de Montevideo, Canelones y San José y la Dirección Nacional Guardia Republicana se desempeñan en este sistema especial de patrullaje.

El PADO forma parte de la reestructura de la Jefatura de Policía de Montevideo que comenzó en 2012.