La IM, UTE y la Policía ingresaron al complejo para regularizar las instalaciones hechas por el grupo criminal que controlaba la zona.